Usuario:Gabo Torres

De Nomono
Saltar a: navegación, buscar

Hola a todos, mi nombre es Gabriel Orlando Torres Porras y soy estudiante de VII semestre en Ciencia de la Informaciòn-Bibliotecología

Información sobre mí y mis intereses

He pasado 23 años curioseando el entorno que me rodea. Siempre me han gustado los juegos y las actividades de competencia. Antes de entrar en este mundo de la información, estudié cuatro semestres de Historia en la Universidad del Rosario. Creo que han sido mis años màs intelectuales y bohemios, el ambiente del centro de Bogotá fue el mejor aliado que pude encontrar. Recuerdo mucho las charlas sobre temas de arte, política, libros y escritura. Ahora en esta estapa de mi vida, siento aún más pasión por las bibliotecas y los libros. Tengo muchos sueños y siempre cargo conmigo el arrepentimiento por dejar oportunidades para realizarlos. Espero que esta situaciòn cambie.

  • Mis intereses
    • Profesionales: Servicios de búsqueda y recuperación de información; ontología en la recuperación de información; atención a usuarios; bibliometría; historia de Colombia y Latinoamérica; y catalogación de libros de literatura.
    • Personales: Me encanta el fútbol de salón; participo en el equipo de la facultad de Comunicación y Lenguaje; libros de literatura en general, y novelas eróticas y de amor, en particular; viajar; leer y pasar tiempo en familia.

Para compartir

Películas

Libros

  • Historia del siglo XX: 1914-1991 (1995) de Eric Hobsbawm
  • Fragmentos de amor furtivo (2005) de Héctor Avad Faciolince


Música

Preguntas de clase

Clase 3

  • ¿Cuáles han sido las personas o instituciones determinantes en su experiencia como lector?

Creo que mi experiencia como lector comenzó en la biblioteca de la casa y con los libros de algunos familiares. Recuerdo el libro "Historias extraordinarias" de Edgar Allan Poe como uno de mis primeros libros. Me parece interesante ver que ese libro no fue para mí una experiencia aterradora, creo que ni siquiera recuerdo el miedo o la sorpresa que podría producir. Para mí, el libro era atractivo por las imágenes que evocaba: escarabajos dorados, gatos negros, islas. Tiempo después retomé la lectura y cambió totalmente mi percepción del libro. También recuerdo un par de libros de Paulo Cohelo, los cuales adquirimos a través de unos cupones que salían en El Tiempo. Esas lecturas son un recuerdo ambivalente: por un lado, fueron los libros que me iniciaron como un lector freshman: alguien que tiene la disciplina y el interés para pasar horas leyendo libros, sin mucha crítica en la comprensión. Por otro lado, me di cuenta en la universidad que estos libros y este autor no tenían mucho prestigio en el ámbito lector. Nunca olvidaré que en la entrevista para ingresar a Historia en la Universidad del Rosario me hicieron una pregunta similar. Yo respondí tranquilamente que leía Cohelo y que, incluso, era de mis autores principales. El psicólogo hizo una sonrisa casi burlesca pero que denotaba compasión. Desde ese momento y desde que ingresé a la universidad, mi formación lectora hizo un giro importante: ahora hacía una selección más rigurosa sobre lo que leía y cómo lo leía. De ahí que el Rosario y la carrera de Historia sean determinantes en mi formación, pues es en esos años donde más consumí libros y pude formar unos intereses y unas bases sólidas sobre el acto de leer.

  • ¿Qué manifestaciones artísticas y culturales son las más significativas para usted?

Definitivamente la lectura, el cine y la música, en este mismo orden de importancia. Creo que desde que ingresé a la Universidad del Rosario siempre he tratado de llevar un libro conmigo y leerlo hasta el final. Me di cuenta que me gustan mucho las historia de erotismo y aquellas publicaciones consideradas dentro del realismo sucio. Estos dos temas son recurrentes en mi vida y por eso creo que consumí tanto de esa literatura. Ahora, el cine se abrió a mi con un amigo que me recomendaba títulos, todos ellos desconocidos para mì. Cada película que me recomendaba la observaba con detalle, pues en una clase de arte aprendí que cada elemento que aparezca tiene una intención o un objetivo. Eso me gusta, tratar de descifrar aquellos aspectos que no son tan evidentes. Y con la música tengo una necesidad permanente en conocer a fondo los artistas y las producciones que crearon.

  • ¿Cuál considera que es el imaginario más fuerte en torno a la cultura, la lectura y la biblioteca?

Para mí, hay un imaginario de exclusividad. Parece que es común encontrarnos con personas que consideran que tanto la cultura, la lectura y las bibliotecas están destinadas a cierto grupo de personas, aquellas que tienen el brazo económico y la formación educativa para acceder a ella. Es como si la cultura estuviera relaciona únicamente con la alta cultura, es decir, aquellos conocimiento, prácticas y experiencias que parecen ser de clase alta o de personas con buena educación y dinero. También creo que hay un imaginario muy fuerte al consideras que los tres conceptos son aburridos, incluso, que no son de nuestro tiempo.

Clase 4

  • ¿Qué es lo público para usted?

Para mí, lo público tiene que ver con aquellos espacios, bienes y expresiones materiales o inmateriales a las cuales tienen acceso todas las personas, independientemente del nivel educativo, lugar de origen, sexo o religión. Pero lo público no tiene que ver solamente con el acceso sino con la protección y apropiación de todas las personas. Asimismo, lo público se forma desde la comunidad y aquellos aspectos comunes que los hacen diferentes de otra comunidad: su historia, prácticas o su cosmología del mundo. De ahí que lo público sea sinónimos de raíz e identidad.

  • ¿Cuáles son los espacios públicos que más frecuenta?

Me gusta mucho el Parque Nacional, es un lugar de encuentro para los intereses de personas de todas las edades. También me gusta mucho el Centro, allí encuentro toda clase e librerías y arquitectura colonial.

PARCIAL 1

De paseo virtual por las bibliotecas: un acercamiento a su fachada digital

Inicio con entusiasmo este viaje. Entre las bibliotecas que debemos observar, hay dos que han estado entre mis amores desde hace algún tiempo: la Biblioteca Nacional de Colombia y la Biblioteca Pública Vasconcelos de Ciudad de México, un fortín y una oda a la imaginación. El paseo empieza por un recorrido a tres bibliotecas nacionales. Para el ejercicio se nos propone indagar en las páginas de la Biblioteca Nacional de Colombia y la British Library. La tercera es una elección personal, así que decidí optar por la biblioteca nacional de Brasil. En un segundo apartado, se ubican las bibliotecas públicas. En esta sección se sugiere la Biblioteca Santiago de Chile, la Biblioteca Vasconcelos del D.F. y, cerrando el grupo, como elección personal, la Biblioteca Virgilio Barco Vargas. Finalmente, se hará un acercamiento a las siguientes bibliotecas especializadas: Jugendbibliothek y la Biblioteca especializada del Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH).

Bibliotecas Nacionales

-Biblioteca Nacional de Colombia

Primer parcial

De paseo virtual por las bibliotecas: un acercamiento a su fachada digital

Inicio con entusiasmo este viaje. Entre las bibliotecas que debemos observar, hay dos que han estado entre mis amores desde hace algún tiempo: la Biblioteca Nacional de Colombia y la Biblioteca Pública Vasconcelos de Ciudad de México, un fortín y una oda a la imaginación. El paseo empieza por un recorrido a tres bibliotecas nacionales. Para el ejercicio se nos propone indagar en las páginas de la Biblioteca Nacional de Colombia y la British Library. La tercera es una elección personal, así que decidí optar por la biblioteca nacional de Brasil. En un segundo apartado, se ubican las bibliotecas públicas. En esta sección se sugiere la Biblioteca Santiago de Chile, la Biblioteca Vasconcelos del D.F. y, cerrando el grupo, como elección personal, la Biblioteca Virgilio Barco Vargas. Finalmente, se hará un acercamiento a las siguientes bibliotecas especializadas: Jugendbibliothek y la Biblioteca especializada del Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH).

Bibliotecas Nacionales

  • Biblioteca Nacional de Colombia

Ingreso al portal de nuestra biblioteca e inevitablemente me dirijo al link de Pasantías 2017. Tan sólo hay diez cupos y cada uno tiene un estímulo de ocho millones de pesos para desarrollar un proyecto de promoción de lectura y escritura o recuperación y difusión de memoria. Lo quiero, lo he deseado desde hace un par de semestres, quiero que uno de esos diez cupos sea mío. Creo que hacer una pasantía en la Biblioteca Nacional no es poca cosa: estarás vinculado con la institución cultural más antigua del país y la primera biblioteca pública en América (fundada en 1777). Pero su edad no es todo lo que le da prestigio puesto que sus tareas son importantes para el desarrollo de una cultura bibliográfica en el país. Empiezo por nombrar su función como guardián y veedor del patrimonio bibliográfico de nuestra nación. Si bien desde su fundación la Biblioteca ha preservado materiales escritos e impresos, es sólo hasta 1834 que empieza a preservar y catalogar el patrimonio bibliográfico y documental del país cuando se dicta la primera ley de Depósito Legal.

Detengamos un momento en este punto: la Biblioteca está a cargo de vigilar qué se publica en el país con el fin de preservar la memoria cultural y acrecentar y asegurar el acceso al patrimonio cultural. Por eso, todos los libros que sean publicados en el país serán (son y han sido) adquiridos, registrados, preservados y puestos a disponibilidad del patrimonio bibliográfico y documental nacional. ¡Cuántos libros! Llegando todos los días y desde toda Colombia: ¡Qué cantidad tan tremenda!

Ahora bien, una segunda función relacionada al Depósito Legal es que mientras la Biblioteca sigue acumulando y preservando las publicaciones, ésta se convierte en el depósito patrimonial bibliográfico más importante para el país. Todos estos recursos son de vital importancia para nuestra historia, es decir, para revelarnos algo más de nuestro pasado, ver procesos, cambios, continuidades y rupturas y para delimitar un alcance de nuestra identidad. En últimas, parece que la Biblioteca Nacional nos propone una forma de mirar nuestra historia y nuestro país: nos dice qué puede ser considerado documento de interés nacional y qué no. Visto desde este ángulo, nos propone, desde los documentos, una identidad nacional que nos diferencia de otros países. Esto me parece muy interesante, pues aunque nuestras mezclas raciales y culturales tengan varias influencias de otras latitudes, lo que se produce dentro del país es lo que nos hace ser este país, la marca diferencial con otras naciones.

Visité la Biblioteca Nacional por primera vez hace más de un año y, oh sorpresa, la persona que entregaba los carnets era una colega de nuestra facultad. Confieso que me da orgullo saber que una compañera que años atrás compartió las mismas clases ahora se encuentra trabajando . Me comentó que a diferencia de otras bibliotecas, en la Nacional se debe tener algún proyecto de investigación, trabajo o estudio para poder acceder a los recursos. Me cortaron las ilusiones: yo pensé que podía pedir en préstamo los recursos o aunque sea consultarlos sin mayor trámite, sólo mi curiosidad tratando de saciarse. Sí, la Biblioteca guarda tesoros muy valorados y huellas importantes de nuestra historia pero si se quedan allí solo para profesionales e investigadores, la historia seguirá siendo eso, un conocimiento para expertos versados en la materia y no un asunto público que nos compete a todos. Probablemente, no todos tenemos un trabajo o un tema que quisiéramos investigar; tal vez sólo queremos tener la experiencia de estar en contacto o al frente de un documento antiguo, su caligrafía, olor y encuadernación

Por eso, con el objetivo de aprovechar las herramientas tecnológicas a su disposición y adaptarse a los medios actuales para acceder a la información, desde hace más de una década la Biblioteca Nacional ha venido trabajando en su fachada virtual y en los diferentes productos que se relacionan desde la página y sus redes sociales para dar mayor apertura a sus colecciones y lo que se resguarda en ella. En el sitio web, la Biblioteca Digital ocupa un lugar importante, pues es el segundo ícono en la barra principal superior de navegación. A esta colección había ingresado para mirar fotografías y observar cómo las catalogaban. También recientemente consulté el libro de Antonio Caballero sobre la historia de Colombia. Dos joyas que me fascinan son la Biblioteca Digital de Bogotá y la Biblioteca Básica de Cultura Colombiana.

  • British Library

En la página de la British Library, la historia habla de cómo sus raíces radican en el informe del Comité de Bibliotecas Nacionales bajo la Presidencia del difunto Lord Dainton publicado en 1969 y culminando en 1971 a través de una hoja blanca que invitaba a la creación de una biblioteca nacional para el Reino Unido. Así mismo en 1972 La Ley de la Biblioteca Británica fue aprobada por el Parlamento, lo que hizo que entrará en funcionamiento a partir del 1 de julio de 1973.

A pesar de ser una biblioteca destinada a brindar información cultural e intelectual del Reino Unido, comenzó como una galería que ahora la visitan todo tipo de visitantes de otros lugares, que se cautivan por la variedad de contenidos, libros, mapas, periódicos, partituras, patentes, manuscritos y sellos; entre otros objetos los cuales están en estanterías que crecen cada año en un espacio que tiene capacidad para 1200 lectores. “Until 1902 that purpose built premises were opened in Southampton Buildings off Chancery Lane - an impressive 'Galleria' style structure by the architect Sir John Taylor. As with the Museum's library, despite new premises, the Patent Office collections soon suffered severe shortage of space.”

Esta biblioteca elabora planes con proyección a 4 años; por ejemplo el plan que tenía del 2011 al 2015 consistía en: garantizar el acceso a la información a las generaciones futuras, enriquecer la vida cultural de la nación, habilitar el acceso a todos los que quieran hacer investigación, apoyar a las comunidades de investigación en áreas clave para el beneficio social y económico y dirigir y colaborar para hacer crecer la base de conocimientos del mundo.

Entre las colecciones especiales de la Biblioteca Británica se encuentran un cuaderno de notas de Leonardo da Vinci, material de 300 a. C. a los periódicos actuales, una Carta Magna, una grabación del discurso experimental de Nelson Mandela, cerca de 50 millones de patentes, 310.000 volúmenes de manuscritos, de Jane Austen a James Joyce, de Händel a los Beatles, más de 260 000 títulos de periódicos y más de cuatro millones de mapas. Se ha ido conformando a lo largo de los más de 250 años de la biblioteca.

Entre sus servicios online se encuentran transcripción de audio, suministro de documentos impresiones de bellas artes, Imágenes en línea (ventas de imágenes), servicios de metadatos, servicios de Microfilmes de periódicos, tienda online, permisos de publicación.

En cuanto a la página web está organizada, posee mucha información e implementa su contenido con últimas noticias intelectuales.

  • Biblioteca Nacional de Brasil

La biblioteca más grande de latinoamérica y considerada por la UNESCO como una de las 10 más grandes del mundo fue el fénix que entre las cenizas revivió después de un incendio causado por un terremoto el primero de noviembre de 1755. “A coleção de livros foi iniciada para substituir a Livraria Real.”

La biblioteca está ubicada en Río de Janeiro donde antes estaba la Librería Real, la colección sirvió como base a este imponente edificio, el cual llama la atención tanto a ciudadanos brasileños como a extranjeros.

Los planes que tienen y sus objetivos van más hacia proteger lo físico de la estructura, así como intercambiar libros y contenidos con otras bibliotecas. Sin embargo también dicen que buscan difundir la memoria nacional y el conocimiento envueltos en producción editorial, programas de traducción e investigación.

En cuanto a competencias y actividades sus puntos son: “capturar, preservar y difundir la memoria de los registros bibliográficos y documentos nacionales, adoptar las medidas necesarias para la conservación y protección del patrimonio bibliográfico y digital en su custodia, actuar como centro de referencia de la información bibliográfica, actuar como organismo responsable del control bibliográfico nacional, como depositaria y garantizar el cumplimiento de la legislación sobre depósito legal. Registrar las obras intelectuales y aprobar la asignación de los derechos de autor, promover la cooperación y la difusión nacional e internacional relativa a su misión, fomentar la producción de conocimiento mediante la investigación, el desarrollo y la circulación de libros relacionados con su misión.”

Su página web en cuanto a diseño es simple, sin embargo tiene un contenido completo y organizado que facilita al lector poder acceder a su sistema de datos y a las colecciones que ofrece.

Bibliotecas públicas

  • Biblioteca de Santiago

En 1928 se comenzó la construcción de una bodega en el centro de Santiago de Chile, propiedad del Estado. Lo que pocos se imaginaban es que esa bodega de la DEA se convirtiera en la biblioteca más grande y más diversa de todo el país.

En 1999 el edificio fue destinado a convertirse en la biblioteca pública de la ciudad de Chile y en tan sólo dos años de su inauguración fue declarado patrimonio histórico, igualmente ocupando el abismo que ha habido entre las bibliotecas comunitarias y la biblioteca Nacional.

Al visitar la página, entre las características de este lugar cultural sus atributos sociales sobresalen: "La Biblioteca de Santiago es un espacio de encuentro, creación y emisión de iniciativas, sueños, proyectos y esperanzas de quienes trabajan en el sistema de bibliotecas públicas y sus comunidades, un espacio de encuentro comunitario que aspira a mejorar la calidad de vida de las personas." Así mismo brinda programas permanentes de fomento de la lectura y extensión cultural.

Entre los servicios destacados que brinda la biblioteca de Santiago están: el fácil acceso hacia las lecturas por medio de herramientas tecnológicas y las actividades culturales, una de las características más llamativas e interesantes que ofrece el establecimiento. "Dispone de equipamiento que permite ofrecer indistintamente teatro, conciertos, charlas, conferencias, cine. La plaza de la Biblioteca está habilitada para desarrollar eventos y actividades al aire libre."

En cuanto al diseño e interacción de la página, posee una interfaz básica poco atractiva y para llegar al contenido hay que bajar bastante. Algunos links de acceso no funcionan, sin embargo a la hora de leer acerca de la información, el lector disfruta del contenido ya que está bien redactado y es interesante.

En conclusión La biblioteca de Santiago es interesante en cuanto a que es una biblioteca pública con acceso para todo público, con interés social y cultural, lo cual la hace una herramienta de acceso de conocimiento para aquellos que no tienen facilidad en los estudios. Igualmente la parte histórica de la estructura de esta organización hace que se vuelva un símbolo cultural para la ciudad de Santiago de Chile. Fuente: http://www.bibliotecasantiago.cl/inicio/historia

  • Biblioteca José Vasconcelos

La verdad ya no recuerdo cómo fue mi primer encuentro con esta biblioteca. De lo que sí estoy seguro es que se me parecía mucho a dos mega-bibliotecas bogotanas que ya había visitado presencialmente: la biblioteca Julio Mario Santodomingo y la biblioteca Virgilio Barco. Estas dos no son sólo bibliotecas en el sentido tradicional de la palabra, no son sólo depósitos de libros, puesto que hacen parte de un entorno que las acoge: un jardín, un parque con varios espacios de prado, máquinas de ejercicio y cercanía a otros centros culturales y recreativos de la ciudad. Así es la Vasconcelos: tres naves estructuradas y similares rodeadas de 26 mil metros cuadrados de jardín, con casi 60 mil ejemplares de 168 especies en una zona muy transcurrida de la ciudad.

Mi relación con la Vasconcelos se fortaleció, sobretodo, con los videos que subían a su página en youtube.com. Era normal encontrar grandes personalidades científicas, políticas y literarias de la vida mexicana y latinoamericana en la Vasconcelos. Recuerdo mucho unas charlas en el marco de un ciclo llamado Cómo leer... . Allí escuché una charla de un profesor mexicano titulada Cómo leer a Julio Cortázar y otra denominada Cómo leer el fútbol dictada por el escritor Juan Villoro. De esta última, me gustó mucho encontrar que mientras Villoro hablaba, había una intérprete de lenguaje de señas, traduciendo lo que él decía. Este aspecto hace de la biblioteca un espacio para todo público, incluso para personas de calle, pues también son frecuentes los usuarios que no tienen casa pero que tienen deseos de aprender, buscar, descansar o integrarse a la comunidad. De hecho, la biblioteca contiene una gran colección de obras en lenguaje braille y recibe personas que no saben leer o escribir.

Dentro de los usuarios, los que más frecuentan la Biblioteca son jóvenes entre los 18 y los 25 años. Le siguen los niños, acompañados de sus padres y otra buena cantidad de personas son adultos mayores. Pone a disposición del lector un acervo integrado por más de 600 mil obras: libros, discos compactos de música y video, revistas y periódicos, tanto para consulta en sala como para préstamo a domicilio. Asimismo, cuenta con 400 computadoras con acceso a Internet y paquetería de oficina, salas Multimedia; Infantil, de Música, un área de publicaciones periódicas, una dedicada a ciegos y débiles visuales.

En cuanto a su estructura, fue diseñada por el arquitecto mexicano Alberto Kalach, quien se inspiró en el edificio de la Biblioteca Nacional de Francia. Esta estructura se caracteriza por tener bases sólidas, antisísmicas, resistentes y repetitivas. De ahí que la estructura esté dividida en tres naves, estructuradas en hierro y concreto. Para el proyecto se pensó en un espacio fácil de realizar debido al tiempo de entrega y a los costos de una biblioteca tan grande. Adentro, parece que los libros se suspendieran en el aire, pues los estantes no van del piso hacia el techo, sino que desde arriba van descendiendo desde los estantes más grandes hasta los más pequeños. En el piso de abajo se encuentran las salas de lectura con vista hacia el jardín. Pero además de su dimensión monumental, en el centro de la biblioteca hay una obra plástica colgada en el aire. Se trata de Mátrix Móvil, la obra del artista plástico Gabriel Orozco, quien convirtió el esqueleto de una ballena gris de mil 696 kilos en una obra que, de cierta forma, representa lo que es la Vasconcelos: una estructura sin muchos retoques o maquillajes, sino el esqueleto como pieza arquitectónica y funcional de la biblioteca. Esto lo podemos observar en casi toda la biblioteca cuando vemos que las mesas de lectura están al lado de las columnas y que no hay mucha preocupación por tapar esos detalles.

Finalmente, quiero resaltar que mi interés por la Vasconcelos va más allá de su arquitectura y de sus recursos. Me enamoré de ella cuando escuché a Daniel Goldin, director de la biblioteca y editor de profesión. Con Goldin aprendí que no son los estudios lo que te hacen un buen director de biblioteca. A él le veo una pasión envidiable por la lectura y por conocer y acercarse a los usuarios.Si bien su formación no es bibliotecológica, esto no le ha impedido manejar administrativamente a la Vasconcelos e, incluso, su oficio como editor le facilita entrevistar a grandes personalidades de la cultura tales como escritores, editores, profesores y, en general, expertos en un área o tema de conocimiento. Con Goldin también aprendí que un director de biblioteca es alguien dispuesto a charlar, a conversar e interactuar con las personas. Y que es más inspirador un director apasionado por el conocimiento que apasionado por las cifras.

  • Biblioteca pública Virgilio Barco

Conocí la Virgilio porque me gustaba estudiar allí con un amigo. Nos gustaba mucho pasar por los espejos de agua y recorrer los prados a la salida de nuestra visita. De la Virgilio siempre me ha gustado su forma de caracol que se visualiza desde arriba del edificio. Además de que hace parte del Plan Maestro del Parque Metropolitano Simón Bolívar, la biblioteca es famosa debido a que fue diseñada por el arquitecto Rogelio Salmona, conocido por haber sido el artífice intelectual de la sede actual del Archivo General de la Nación y las Torres del Parque, un proyecto domiciliario cerca a la Plaza de Toros La Santamaría.

En principio la biblioteca iba a adoptar el nombre de Biblioteca Parque Simón Bolívar, sin embargo, gracias al patrocinio que recibió del expresidente Virgilio Barco, esta terminó tomando su nombre. La biblioteca se construyó encima de lo que anteriormente era el botadero de residuos constructivos del parque Simón Bolivar. Luego de tres años de construcción y una inversión de $16 mil millones de pesos, la biblioteca abrió las puertas a la comunidad el 20 de diciembre de 2001.

La Virgilio Barco es una de las tres bibliotecas mayores de la Red Pública de Bibliotecas de Bogotá– BibloRed, de la Alcaldía Mayor de la ciudad y la Secretaría de Cultura Recreación y Deporte. Cuenta con una colección de más 93.400 volúmenes, entre libros, tabletas, libros digitales y material audiovisual. La biblioteca atiende, sobretodo, personas de las localidades de Teusaquillo, Chapinero, Engativá, Barrios Unidos, Los Mártires y Puente Aranda.


Bibliotecas especializadas

  • International Youth Library (jugendbibliothek)
Lo que al parecer era una simple autora judía de libros infantiles y periodista: Jella Lepman se propuso la meta de ayudar a niños y adolescentes que habían sido traumatizados por la segunda guerra y  soportado el adoctrinamiento socialista nacional, así que después de este acontecimiento regresó a Alemania desde el exilio británico en un contrato con las fuerzas ocupacionales estadounidenses para actuar como consultora de las cuestiones culturales y educativas de las mujeres y los niños en la zona ocupada por Estados Unidos. “Lepman tentó a sus clientes objetivo no con chocolate y goma de mascar, sino con alimento para sus mentes. Solicitó a editoriales internacionales donaciones de libros y en poco tiempo había recolectado 4.000 libros para niños de 14 países. En julio de 1946, fueron expuestas en el Museo de Arte de Munich en una "Exposición Internacional de Literatura Juvenil.”

Todo comenzó tres años después, con el apoyo económico y con aquella exposición como una motivación, el 14 de septiembre de 1949 en una villa en el centro de Múnich, en lo que parecía una casa de esas que se ven en los cuentos de fantasías llamado el castillo medieval Blutenburg y así fue la primera biblioteca de literatura infantil y juvenil internacional del mundo. “La Biblioteca Internacional de la Juventud abrió con una celebración de unos 8.000 libros. Para los niños y adolescentes del período de posguerra, pronto se convirtió en algo de un oasis para la libertad mental y espiritual. Aquí podían leer cómics estadounidenses junto a otros libros extranjeros, y podían hablar de nuevas publicaciones en clubes de discusión de libros.”

En 1995 la biblioteca creó la Fundación Internacional de la Biblioteca Juvenil, cuyo objetivo es promover la educación y la erudición. Apoya a instituciones involucradas en la circulación de literatura infantil y juvenil, incluyendo padres y maestros, ayudando a inspirar y fortalecer el aprecio por el valor de los libros para niños y adultos jóvenes. Igualmente promueve la investigación en el área de la literatura juvenil internacional.

Entre los servicios de la Biblioteca Internacional de la Juventud, ésta ofrece alrededor de 26.000 unidades de medios de comunicación en unos 21 idiomas. Además tiene como objetivos: “Colaborar en eventos y preparados de exposiciones, contribuir al desarrollo de la colección, participar en las reuniones conceptuales y supervisar el equipo técnico.”

Su página web es pintoresca, entretenida y organizada, además que tiene el contacto con la biblioteca y opciones para descargar libros.

fuente: http://www.ijb.de/en/service/ausbildung-stellen.html?noMobile=3d1

Segundo parcial

Preguntas

  • ¿Cómo se relacionan el sentido político, educativo y cultural de los servicios bibliotecarios con aquellas instancias de la sociedad en las que también se prestan otros servicios públicos? ¿Y con aquellos espacios públicos que ustedes frecuentan?

Una biblioteca es un espacio público en donde niños, adultos, gente mayor, familias enteras, estudiantes y gente de todos los estratos vive y comparte momentos en los cuales gracias a la accesibilidad de los servicios de este lugar tienen la oportunidad de tener la información a su alcance, siendo así este elemento una herramienta para que el ciudadano encuentre información sobre temas que afectan a toda la sociedad, desde la constitución la cual es la base para saber nuestros derechos y deberes hasta libros como el contrato social de Rousseau en donde explica desde otros años porque la política puede corromper al individuo ya que él pensaba que “el hombre nace bueno y la sociedad lo corrompe” y más allá de la gran oportunidad de libre albedrio a la hora de escoger los temas que leer este lugar tiene relación también con la formación ciudadana, como bien explican las funcionarias de la biblioteca Nacional, Gloria María Rodríguez Santa María, Irene Vasco: “Se asiste a un periodo de transición y renovación en el que la biblioteca pública se empieza a concebir como una institución de carácter social y cultural, que si está verdaderamente articulada con la comunidad a la que sirve, acertadamente manejada, bien dotada y conectada al mundo con las nuevas tecnologías, puede incidir favorablemente en el cambio social y en la participación ciudadana.” Siendo lo político, lo social y lo educativo parte fundamental de los servicios de la biblioteca pública, esta instalación podría compartir la difusión cultural y educativa que brindan espacios públicos como los museos, los cuales permiten reconocer la cultura de la comunidad, sus costumbres, su música, folclor, literatura local, arte en sus diferentes manifestaciones y las diferentes actividades étnicas.Así mismo como todo espacio publico es al alcance de todos y sin costo alguno, teniendo como característica que todas las personas sin discriminación alguna puedan ir. Sin embargo, son pocos los lugares que en relación con la biblioteca pública cumplan con los tres factores antes mencionados, ya que al ser un espacio para todos, en el cual se encuentran servicios y libros de todo tipo, como también artículos de temas universales, puede generar ciudadanos que comprenden el mundo gracias a estos servicios, característica que los demás lugares no cumplen, incluyendo los que nosotros frecuentamos, convirtiendo a la biblioteca pública en un lugar crucial para personas que quieren entender un poco mejor el mundo desde estos tres ámbitos que son la base de cualquier sociedad.

  • ¿Cree que los servicios bibliotecarios tienen algo que enseñarle a otras instancias en las que se prestan servicios públicos?

Sí, ya que como se explicó en la primera pregunta, es un lugar que ofrece la oportunidad de tener acceso a lo cultural, político y educativo, la base para ser o no una sociedad avanzada. Siendo así, es importante que en los otros lugares implementen elementos para que las personas crezcan tanto intelectualmente como también como ciudadanos, brindando comodidad como lo hace la biblioteca pública y un espacio tranquilo para poder estar y convivir pacíficamente con otras personas, claro está que es igualmente importante la ayuda y paciencia de los funcionarios para que estos lugares sean aún más agradables.

  • A partir de lo visto en clase ¿Cómo y en qué aspectos cree que deberían profundizar o mejorar los espacios e instituciones públicas de nuestro país?

Creo que en Colombia los espacios públicos tienen dos problemas fundamentales; la apropiación y la divulgación. A pesar de ser para todos, las personas demuestran lo individualistas que somos al usarlos ya que no existe una apropiación del lugar, no hay cuidado del espacio público por parte del usuario, tampoco respeto por el otro ciudadano que lo va a utilizar después. En cuanto a la biblioteca pública específicamente, su gran problema es la poca divulgación que tiene, si hubiera publicidad al respecto como lo hay de productos con marca la frecuentaría más gente y siendo estos lugares, sitios regulares la gente los apreciaría más y los cuidaría más.

  • Si trabajara en una biblioteca y tuviera que encargarse de tres servicios bibliotecario ¿Cuáles elegiría?

Mis servicios bibliotecarios predilectos

Si trabajara en una biblioteca elegiría los servicios de Alfabetización informacional, Referencial y Promoción de lectura.

  • Promoción de lectura

Escogería Promoción de lectura ya que en mi opinión la lectura y escritura son herramientas básicas para formarse como ciudadano y ser parte de una sociedad y poder contribuir para que las personas sepan lo importante que es leer, impulsar la lectura es accionar para poder tener una mejor ciudad, un mejor país.

  • Referencia

El segundo servicio en el cual me quisiera desarrollar es en Referencia ya que es garantizar al usuario el acceso a la información que precise, es ser útil a la hora de que el usuario busque información, es ofrecer ayuda y servir al cliente el mejor servicio, con la mejor actitud, con los mejores dotes y capacidades, eso me motivaría a ser mejor funcionario y así mismo mejor persona cada día.

  • Alfabetización informacional

El último es el servicio de alfabetización informacional siendo que “en la actualidad, la alfabetización no se refiere únicamente a la capacidad de leer y escribir de las personas, sino también a la habilidad para identificar, comprender, interpretar, evaluar y comunicar con eficacia la información para afrontar las cuestiones o problemas que se presenten.” (Goméz, 2001) el hecho de ser una herramienta de alfabetización es mostrarle al usuario a que exprese el conocimiento que adquiere a través de la información, ayudándolo a que se exprese y vea el mundo con mayor claridad. Estos tres servicios me llaman mucho la atención ya que el principal motivo de estudiar Ciencia de la información, es ayudar a las personas y apoyar a los usuarios cuando necesiten acceder a la información.