Ética, poder y derecho

De Nomono
Saltar a: navegación, buscar

En este espacio tomé nota de algunos fragmentos del libro "Ética, poder y derecho" de Gregorio Peces-Barba. El número significa la página de donde se tomó el fragmento. Acá un post en un blog con conceptos tomados del libro

Iusnaturalismo

9

Reflexionar desde la esperanza por lo que ha de venir y desde la insatisfacción por lo que tenemos

Utopía del punto de partida, satisfechos con lo que tenemos y utopía del punto de llegada. La primera es ver cómo nos veían en el pasado. La segunda nos mantiene iguales y la tercera cómo nos veremos en el futuro. Igual no somos ninguna de las utopías.

10

La primera es ensoñación. La segunda conservadurismo y status quo y la tercera totalitarismo

Ética pública es sinónimo de justicia

Cuando aún no se ha incorporado al Derecho positivo y sirve como criterio para juzgar a éste, y como programa para alcanzar el poder, la llamamos moralidad crítica

11

(La ética pública) Cuando se ha incorporado al derecho positivo la llamamos moralidad legalizada o positivizada

La ética pública es una ética procedimental que no señala criterios, ni establece conductas obligatorias, para alcanzar la salvación, el bien, la virtud o la felicidad, ni fija cual debe ser nuestro plan de vida último.

La ética privada es una ética de contenidos y de conductas que señala criterios para la salvación, la virtud, el bien o la felicidad, es decir, orienta nuestros planes de vida. Su meta es la autonomía o independencia moral

17-18

Sobre el sentido de la vida moderna

Fisiócratas

30

Un estado que uniese al monopolio en el uso de la fuerza, el monopolio de las ideas y de la moralidad, y el monopolio económico es un Estado totalitario, con una racionalidad integral y excluyente, que impide la humanidad, y por lo tanto ajeno a los valores de la modernidad

Los valores de la Ética pública que garantiza una racionalidad humana son la seguridad, libertad, igualdad y solidaridad

31

Especialmente me refiero a la quiebra de los discursos clásicos sobre la libertad de expresión y sobre la representación, con una racionalización patológica que acentúa burocracias sociales y que disminuye la libertad de las personas

32

Fernando de los Ríos, cuando aconsejaba que para hacer al hombre libre había que hacer a la economía esclava

35

Es el equilibrio, el rechazo del exceso, de las fés militantes, de las explicaciones totales y cerradas

36

Todo esto significa que el proceso de construcción de modernidad progresa y alcanza objetivos cuando se edifica desde contrapesos plurales, y desde alternativas equilibradas y compatibles

56

La noción de juego limpio en Rawls, expresa no sólo la obligación, al menos prima facie, de seguir las normas que uno ha aceptado por consenso, sino que cuando "se aceptan los beneficios de su práctica común" se tiene la obligación "de actuar de acuerdo con ella, cuando le llega la hora de hacerlo; pues habitualmente se considera inicuo (unfair) que uno acepte los beneficios de una práctica pero que uno renuncie a hacer lo que le corresponde para mantenerla..."

57

Consenso por superposición , Rawls "un acuerdo público y viable sobre una única concepción general y comprehensiva sólo podrá ser mantenido mediante el uso opresivo del poder estatal"

58

por el contrario en este ámbito se pueden situar las éticas del disenso, mucho más respetables por su carácter crítico con la ética pública mayoritaria y que pueden generar a veces nuevos consensos modificadores del status quo y descubrir nuevas dimensiones de los valores, de los principios de organización de los poderes y de los derechos fundamentales.

64

La parábola del banquete de Malthus

67

(Los derechos fundamentales, como) expresa Dworkin (...) son triunfos frente al poder

69

Esta moralidad pública sólo es eficaz a través del poder y del Derecho, y el poder efectivo y el Derecho positivo sólo son legítimos y justos si incorporan esa moralidad

74

Cuando una moralidad privada coincide siempre con los intereses de su titular, hay grandes motivos para sospechar que esa persona carece de moralidad

(...) Por eso el elemento central del consenso, que si exige una intervención personal en la Asunción de esa ética pública procedimental no puede fiarse sólo a los elementos de publicidad del Derecho, ni al ámbito de los juristas, los politólogos o los filósofos morales, sino que requiere para su extensión del esfuerzo socializador y endoculturizador de la educación en todos los niveles de la enseñanza. Es la pedagogía de la libertad.

77

Legitimidad > poder

Justicia > derecho

Paradoja de Pascal en las Pensées, sobre la justicia fuerte y la fuerza justa

85

Aquí se reconoce el valor de contenidos Morales materiales en la conciencia individual, que impiden cumplir Determinadas normas. Se entiende así que esas normas no son neutrales y que pueden afectar los contenidos de planes de vida libremente elegidos por los ciudadanos, o, dicho de otra forma, que la obediencia a las mismas afronta radicalmente la esencia de alguna concepción religiosa o filosófica que esa persona ha asumido como estrategia de su felicidad o como plan de vida.

87

La constitución y la ley. Es el sistema del gobierno de las leyes frente al gobierno de los hombres, del sometimiento del poder al derecho y de la prohibición de la arbitrariedad

89

También este fenómeno se da por recepción de normas en el ordenamiento, que antes se habían generado en el ámbito social, y a las que con la recepción se les reconocé validez jurídica. El caso más claro, que no deja por ello de ser un residuo pre moderno, es el de la costumbre. De esta distinción nace el criterio que clasifica a las normas jurídicas en directas (estatales), recibidas o delegadas.

// Prius

91

La norma funda te básica era sólo formal y respondía a las preguntas ¿quien manda?¿Cómo se manda?, o dicho de otra forma ¿quién tiene poder de producción normativa? Y ¿con qué trámites se debe producir esa decisión normativa? Una norma era válida y pertenecía, por consiguie te al ordenamiento si era producida por el órgano competente y de acuerdo con el procedimiento establecido. Se establecía sólo una relación entre poder y derecho.

93

En definitiva la respuesta sucesiva a las cinco preguntas que hemos formulado, ¿quien manda?, ¿cómo se manda?, ¿qué se manda?, ¿por qué se manda? Y ¿por qué se obedece? Representa el iter de desarrollo de la relación entre ética, poder y Derecho, entre el hecho funda te básico y la norma funda te básica, en el modelo que estamos defendiendo

94

Precisamente una de las bases de la democracia es el pluralismo, que alcanza incluso a esa moralidad pública, sobre la que existen, como lo demuestra la historia, plurales ofertas. Por ese motivo hemos rechazado la identificación entre verdad y libertad que defiende la iglesia católica. El planteamiento de que la verdad nos hace libres es incompatible con la democracia y con la ética pública de la modernidad. Más bien el principio democrático es el inverso y es la libertad la que nos hace más verdaderos, puesto que favorece el desarrollo integral de la dignidad humana.

En el núcleo de la efectividad y de la operatividad de la ética pública de la modernidad, en sus desarrollos políticos y jurídicos, están una serie de sujetos y de órganos que expresan una voluntad de acuerdo con un procedimiento. Así se ve, desde otro punto de vista, la importancia que tiene la crisis de representación que obstruye la comunicación entre sujetos libres y decisiones adecuadas.

99

Hay un breve listado de reglas de sociedades democráticas modernas

102

El primer límite al principio de las mayorías, es que no puede ser usado para su autodestrucción

118

Hay 4 puntos de Stuart Mill sobre libertades expresión. Capítulo 2 de "Sobre la libertad"

119

4) Dos dimensiones han alcanzado importancia en este nuevo contexto y se han convertido en poderes, con una fuerza creciente. Desde el punto de vista económico están los propietarios y desde el punto de vista técnico están los profesionales de la información. Ambos han adquirido una relevancia, grande y sólo en parte, el discurso clásico viene a resolver los problemas, que los nuevos protagonistas pueden plantear.

122-123

Sobre la desinformación o los cambios en los focos de atención

126

Martín Diego Farrell: "La democracia no es un sistema para lograr el consenso sino un sistema para manejar el disenso"

129

El ojo no es la mente. La tv traduce los problemas en imágenes, pero si después las imágenes no se retraducen en problemas, el ojo se come a la mente: el puro y simple ver no nos ilumina en absoluto sobre como enmarcar los problemas, adecuarlos, afrontarlos y resolverlos. En realidad, sucede lo contrario: todo pierde su proporción y tampoco se comprende qué problemas son falsos y cuales verdaderos.